Se ponen como se ponen

por Yosvani

A los demócratas les gusta joder. No puede haber otra explicación. Dicen preferir el civismo y la unidad. Hablan, mas bien gritan, de los excesos retóricos de Trump y casi parecen sinceros. Digo casi porque sabiendo cómo son los republicanos, en lugar de buscar calmar los ánimos con candidatos normales se pasaron de inclusivos.

Hace una semana veía muy difícil que encontraran el modo de trabajar en conjunto pero, optimista que soy, guardaba alguna esperanza. “Los blancos se entienden,” me dije, “siempre lo han hecho.” Pensé que si los demócratas se dejaban de inventos y elegían candidatos normales, sería muy posible que ni siquiera tuvieran que hacer concesiones ideológicas pero en vez de buscar consenso, se ponen como se ponen.

Lean y juzguen:

Por primera vez en el congreso habrán dos mujeres musulmanas y dos nativas americanas, una de ellas lesbiana. Iowa, Maine y Tennessee contarán con mujeres entre sus representantes, algo sin precedente. En Massachusetts y Connecticut, dos mujeres de color irán al congreso y en Colorado la novedad de un judío homosexual. Cómo si fuera poco, Alexandria Ocasio-Cortez, buena perla para los republicanos, se convertirá en la mujer más joven en la historia de la cámara de representantes.

Ya de por sí parecía imposible transar en temas de salud pública e inmigración, ni hablar del medio ambiente o la deuda estudiantil, pero pensé que la urgencia vital de estos asuntos se impondría. Obviamente, el partido demócrata escogió provocar dando espacio a las minorías en lugar de un cambio más acorde con los conservadores. Solo falta que una vez no lleguen a un acuerdo, los acusen de intolerantes.